Home / Noticias / Las cataratas oculares; síntomas y tratamientos a tener en cuenta

Las cataratas oculares; síntomas y tratamientos a tener en cuenta

cataratas-barbarela

Cuando una persona pasa los 40, las revisiones oculares deben incrementarse, como ya sabemos, alrededor de dos veces por año. Uno de los principales exámenes preventivos que realizamos en Óptica Barbarela es la detención de cataratas.

Las cataratas son la causa más común de perdida de visión en personas mayores de 40 años y la principal causa de ceguera en el mundo, por encima de otras enfermedades como el glaucoma.

 

¿Qué son las cataratas y qué las causa?

Las cataratas son cambios degenerativos en la estructura del ojo que se producen cuando las proteínas del cristalino comienzan a aglutinarse y nublan una zona del ojo. Esta nube crece y afecta a la visión de manera significativa. Pueden aparecer en un ojo o en ambos y aunque surgen con la edad también pueden manifestarse como consecuencia de algún traumatismo ocular a edades más tempranas.

 

Síntomas de las cataratas

De manera general,  una persona con cataratas ve las imágenes nubladas y a medida que progresa pierde agudeza visual. El deslumbramiento de la luz del sol o la luz son las molestias más frecuentes. El tipo de síntomas y el tiempo de aparición dependen de cada tipo.

 

Tipos de cataratas

A grandes rasgos existen tres tipos de cataratas:

  • Catarata subcapsular: se da en la parte trasera del cristalino y las personas que padecen diabetes o que toman medicamentos con altas dosis de esteroides corren un riesgo mayor a desarrollarlo.
  • Catarata nuclear: se asienta en la zona central y está asociada en mayor medida al envejecimiento y la degeneración de los tejidos oculares.
  • Catarata cortical: se caracteriza por opacidades blancas en forma de cuña que comienzan en la periferia del cristalino y se extienden al centro de forma radial.

 

Tratamiento de las cataratas

A pesar de ser un problema, en la mayoría de ocasiones degenerativo, numerosos estudios sostienen que ciertos nutrientes o suplementos nutricionales pueden reducir el riesgo de desorrollo. Pero cuando los síntomas empiezan a aparecer, la visita a su especialista es obligada.

Hoy en día existe cirugía, un proceso rápido e indoloro altamente efectivo y con escasos riesgos que consiste en extraer el contenido del cristalino mediante ultrasonidos y reemplazarlo por una lente intraocular personalizada para cada caso. Esta cirugía permite recuperar la visión normal e incluso mejorarla.