Home / Noticias / Visión infantil – Enséñale a cuidar de sus gafas

Visión infantil – Enséñale a cuidar de sus gafas

cuidar de sus gafas

Siempre es complicado, pero enseñarles a cuidar de sus gafas puede ser una experiencia enriquecedora para ellos si la enfocamos de la forma adecuada.

Los niños, en especial los más pequeños, son un ejemplo vivo de actividad y resistencia; son capaces de pasar horas y horas corriendo, saltando y jugando sin el menor atisbo de cansancio.

Y esto se traslada a todo aquello que portan consigo, mochilas, libros, juguetes y, cómo no, también sus gafas.

Es cierto que las monturas actuales están fabricadas en materiales de alta resistencia y ductilidad y que las lentes también han mejorado mucho su eficacia y durabilidad, pero no está demás enseñar a los pequeños cómo cuidar mejor de sus gafas.

Primero partamos de la base de que los niños son, precisamente eso, niños y no tratemos de cargarlos con excesiva responsabilidad sobre su material; se trata de enseñarles a utilizarlo igual que les hemos enseñado a manejar las tijeras y el pegamento, por ejemplo.

  1. El primer punto sería hacerles ver sus gafas desde un punto de vista positivo. Ayudan a ver todo lo que nos rodea, a las personas que queremos, nos ayudan a jugar mejor, a ver mejor, a sentirnos mejor. Refuerza nuestra imagen y nos hace un poco más especiales aún. De esta forma el niño tenderá a asociar el cuidado de sus gafas con su actividad diaria como un gesto positivo.
  2. También de esta forma podemos hacerle entender que sus gafas no son indestructibles, aunque a veces lo parezcan. Podemos tratar de sensibilizarlo con la importancia de prevenir los golpes y las caídas accidentales durante el juego; pero sin llegar a hablarles de lo carísimas que son o amenazarlos si las rompen. Eso podría provocar el efecto indeseado de que el niño no quiera llevarlas o se las quite. Es importante para su salud visual que los niños no se quiten las gafas por miedo a roturas.
  3. Siempre debemos poner en su mochila un estuche para sus gafas, además del desayuno, y enseñarles a colocarlas con las lentes hacia arriba cuando las tengan que dejar sin su estuche. También podemos hablarles de las superficies que provocan arañazos en las lentes y enseñarles qué sitios NO son buenos para dejar sus gafas, sofás, sillas, el suelo al lado de la cama, la repisa, etc.
  4. Otra cosa que podemos hacer es enseñarles a quitárselas cogiéndolas con las dos manos y siempre de las varillas y siempre en sentido recto hacia delante. Hacer esto delante de un espejo con ellos puede suponer un rato divertido y una experiencia enriquecedora para ellos, sobre todos si nosotros los padres también tenemos gafas.
  5. La forma de manipular sus gafas es importante y enseñarles a coger bien, tanto para quitárselas como para limpiarlas, puede alargar la vida de sus gafas. Enseñadles a cogerlas por las varillas para quitarlas y ponerlas y por la montura para limpiarlas. Que no toquen, en la medida de lo posible, las lentes.
  6. El tema de la limpieza también es un asunto importante. Lo más fácil sería limpiarlas con el paño de microfibra que debería estar en el estuche de su mochila, pero como ellos no tendrán todo el tiempo la mochila a mano, puede ser una buena opción utilizar su propia camiseta limpia. Existen otras opciones muy cómodas y prácticas de limpieza que os podemos enseñar en nuestras ópticas cuando vengáis con ellos.

Y sobre todo recuerda que es necesario visitarnos periódicamente para reajustar sus gafas y comprobar su visión. Es importante para ellos.