Blog

Cuidado de las lentes de contacto

Cuidado de las lentes de contacto

¿Cómo limpio mis lentes de contacto? ¿Qué líquidos debo utilizar? ¿Cuánto tiempo debo usarlas cómo máximo? Estas y otras muchas preguntas, nos llegan cada día a nuestras ópticas, tanto de nuevos usuarios en lentillas, como de aquellos que ya llevan tiempo usándolas. Hoy queremos ayudarte a resolver estas y otras cuestiones.

Hoy en día, la mayoría de las personas con problemas refractivos usan lentes de contacto de forma habitual, aunque también muchos de ellos lo hacen de forma esporádica para eventos o hacer deporte. Tanto los usuarios habituales como los que no lo son tanto, necesitamos pautas de higiene y conservación esenciales para que las lentillas estén siempre en el mejor estado posible y no dañen el ojo.

Rutina que debes realizar para mantenerlas correctamente:

  • Lava siempre tus manos antes de manipular las lentes. Unas manos bien lavadas y secas evitarán irritaciones en el ojo, cualquier pequeña partícula que se encuentre en nuestras manos, en contacto con el ojo puede causar muchos problemas de irritación y enrojecimiento que incluso haga que nos molesten las lentillas una vez puestas.
  • Si utilizas solución única, limpia las lentes después de cada uso, parece sencillo, pero son muchos los que no limpian las lentillas después de quitárselas y se limitan a meterlas en el portalentes con el líquido. Las lentillas hay que limpiarlas siempre después de cada uso, basta con echar un poco de solución en tu mano y frotar la lentilla con la yema del dedo. Esto favorece que las pequeñas motas de polvo o microorganismos que haya podido acumular a lo largo del día se desprendan antes de guardarlas.
  • Coloca siempre tus lentes en un estuche limpio y con suficiente líquido. Lo ideal es que el estuche lo tires cada vez que cambies de líquido o incluso que lo laves cada semana con solución salina, para eliminar los depósitos que puedan quedar y estén siempre en perfecto estado.
  • Nunca limpies una lentilla con agua o intentes ponértela sin aplicar el producto adecuado si se te ha caído. El polvo o los microorganismos del agua pueden irritar tus ojos y causar graves problemas.
  • Si no usas las lentillas todos los días, no olvides cambiar cada cierto tiempo (dos días es lo recomendable) el líquido en el que estén sumergidas. Es la mejor forma de mantenerlas limpias durante todo el tiempo que estén guardadas y estén perfectas para volver a usarlas.
  • Por supuesto, no duermas con lentillas o no las uses más tiempo del recomendado por el fabricante. Esto, solo dañará tus ojos y empeorará tu experiencia con ellas, no olvides que las lentes de contacto son una alternativa perfecta a las gafas por la comodidad que suponen. Ante cualquier molestia, algo está fallando, revisa con un especialista qué puede estar sucediendo, quizás solo tengas que cambiar de marca o composición.

En el mercado existen diferentes tipos de líquidos para la limpieza de lentes de contacto, vamos a explicaros más sobre ellos:

  • Soluciones únicas, son las más conocidas y habituales entre los usuarios, aunque no siempre las más recomendadas por especialistas por tratarse de una limpieza básica. Este tipo de soluciones  ayudan en la limpieza de residuos después de cada uso y a conservar las lentes.
  • Soluciones salinas, estas son complementarias a otros métodos de desinfección, ya que se usan solo para hidratar y aumentar la higiene de la lente antes de insertarla en el ojo.
  • Soluciones de peróxido, las más recomendadas, ya que suponen una limpieza profunda y por el momento, las únicas que son capaces de eliminar posibles virus como el COVID-19.
    El peróxido de hidrógeno es un atimicrobiano muy poderoso con una acción desinfectante que elimina los microorganismos y proteínas de manera mucho más eficaz que las soluciones únicas.
    Este tipo de soluciones no puede entrar en contacto con el ojo sin antes haber sido neutralizado, por ello, es de vital importancia que se sigan las recomendaciones de cada fabricante ya que por lo general, las lentes deben estar entre 4 y 6 horas en el líquido para poder volver a usarse.

Como ves, hay muchas opciones en el cuidado y mantenimiento de tus lentes de contacto, ¿estabas realizando todos los cuidados necesarios?. No dudes en consultarnos cualquier duda y por supuesto, si quieres pasarte a las lentes de contacto, pide tu cita con nuestros especialistas, estaremos encantados de asesorarte en todo lo que necesites.

Categorías: Salud visual