Blog

Ejercicios de estimulación visual para el bebé

Ejercicios de estimulación visual para el bebé

Desde los primeros días de vida, un bebé ya es sensible a formas, colores y contrastes. El sentido de la vista lo irán desarrollando según van creciendo y reaccionando ante diferentes estímulos. Para trabajar desde el primer momento y ayudarlo a desarrollar sus habilidades visuales te mostramos 6 sencillos ejercicios de estimulación visual para el bebé.

Como ya hablamos en otro artículo sobre el desarrollo visual de un niño/a en el primer año, durante estos primeros meses, el bebé de forma inconsciente, trabajará a través de reflejos primitivos el desarrollo de su visión y agudeza visual, un proceso complejo, que no debemos acelerar, pero sí que a través de juegos y pequeños ejercicios diarios, podemos ayudar a su correcto desarrollo.

  • Sitúate frente a él con frecuencia, uno de los primeros estímulos visuales que identifica un recién nacido es el rostro de su madre, esto le ayudará a aprender a enfocar a cortas distancias.
  • Los ruidos también son un fuerte estímulo para iniciar al bebé en su desarrollo visual. Cada vez que muevas un sonajero además de estimular su visión también lo hace su oído y estos, aprenden a coordinarse en busca del objeto.
  • La sincronía de sus ojos es vital en los primeros meses, para ayudarlo a seguir los movimientos sitúate delante de él y muévete, que siga tus pasos con su mirada. También puedes hacerlo con sus juguetes favoritos, muévelos de un lado hacia otro procurando que sus ojos sigan el movimiento. 
  • Las formas, colores, tamaños… todo es nuevo y por supuesto, un estímulo para su visión. Dale diferentes objetos, con texturas y tamaños variables para que los toque y experimente con todos sus sentidos.
  • Entorno a los dos o tres meses, se sentirá atraído por los colores vivos, sobre todo el rojo, por lo que mostrará más atención a objetos de este color. Inclúyelos en su día a día y ponlos a su alcance para ver cómo empieza a distinguir sus juguetes.
  • A partir de los siete meses, empezará a percibir las distancias, pon objetos a su alcance y llama su atención, acerca un peluche para que lo toque y luego retíralo despacio para que lo siga con su mano, un ejercicio de coordinación ojo-mano muy eficaz.

Aprovecha cada momento para jugar con tu bebé, cualquier actividad le ayuda a desarrollar sus capacidades, tanto visuales como motrices y le enseña a interactuar con el entorno. Como siempre, os recomendamos que las revisiones visuales son aconsejables desde los primeros tres meses de vida, desde los cuales ya podemos detectar cualquier anomalía.

Categorías: Optometría Infantil