Blog

Miopía infantil, soluciones y tratamientos

Miopía infantil, soluciones y tratamientos

Si has llegado hasta aquí es porque tienes indicios de que tu hijo tiene miopía o ya has visitado a un especialista y tenéis un diagnóstico claro.

Como sabrás, la miopía es una deficiencia refractiva que impide ver con claridad los objetos a distancias lejanas , un trastorno común que puede haberse manifestado gradualmente o quizás de una forma repentina y que si no tratamos con rapidez, empeorará durante toda la etapa infantil.

La miopía infantil ha evolucionado mucho en los últimos años, los considerados “nativos digitales” nacidos tras el año 2000, son más miopes desde más pequeños. Entre las causas fundamentales se consideran un estilo de vida sedentario y el uso excesivo de pantallas como móviles, tablets o televisión. Por todo ello, los exámenes visuales periódicos resultan fundamentales para detectar a tiempo la miopía y trabajar en su corrección.

Tipos de miopía infantil

En muchas ocasiones, la miopía es una causa genética, heredada de sus padres y que aumenta especialmente durante la niñez y adolescencia. En esta etapa es fundamental prevenir su desarrollo con los medios que tenemos a nuestro alcance. El tratamiento difiere según el paciente y el especialista por ello, siempre es recomendable acudir a un centro especializado en el tratamiento de optometría infantil.

¿Qué soluciones tenemos ante la miopía infantil?

– Seguro que tu primera opción son las gafas, el tratamiento más conocido y una forma sencilla de compensar la deficiencia refractiva de cada ojo. En este sentido, las opciones son muy variables ya que hoy en día contamos con una amplia gama de monturas y materiales de alta calidad que se adaptan a cada paciente.

Lentes de contacto, ya os hablamos hace tiempo sobre esta opción intentando resolver la incógnita ¿pueden los niños usar lentes de contacto?. No solo son aptas, sino que probablemente sea la opción más recomendada por su adaptabilidad y comodidad para los niños, además de otros beneficios.
Las lentes de contacto, en niños con miopía, pueden controlar el crecimiento hasta en un 60% de los casos, además, con las lentillas, ampliamos la calidad de visión y amplitud del campo visual.

Ortoqueratología o lentes de contacto nocturnas. Quizás no hayas oído hablar de esta opción, pero es uno de lo métodos más importantes a la hora de controlar la miopía. Orto-k es un procedimiento sencillo en el que se utilizan lentes de contacto nocturnas para reducir temporalmente los problemas refractivos. Estas, actúan en la córnea provocando un cambio de curvatura, y es apta para cualquier edad, permitiendo un control de la miopía evolutiva y frenando el crecimiento ocular.

Para los niños, ralentizar el crecimiento de la miopía es muy importante y solo a través del tratamiento adecuado podemos llegar a conseguirlo. Las consecuencias, a la larga pueden ser muy perjudiciales por lo que como siempre os decimos, las revisiones periódicas y acudir a centros de optometría especializados es la clave del éxito.

Además de estos métodos, conseguir que los niños disfruten de las actividades al aire libre, favorece en gran medida la estabilización de la agudeza visual y reduce la progresión de la miopía ya que se potencian las habilidades oculares. Si tu hijo/a tiene o crees que puede tener miopía, no dudes en acudir a nuestros centros.

Categorías: Optometría Infantil