Optometría Infantil en Málaga

Tener una buena calidad visual es fundamental en el correcto desarrollo de nuestros hijos. Es importante diagnosticar y tratar a tiempo los posibles problemas visuales para que no interfieran en su desarrollo ni su aprendizaje.

Muchos problemas visuales pueden ser tratados en la infancia, las revisiones visuales periódicas por parte de un optometrista infantil, son la mejor forma de prevenir y actuar a tiempo. Desde los primeros meses de vida ya es posible realizar una evaluación visual para descartar o detectar a tiempo una alteración en la visión.

Óptica Barbarela

En la mayoría de ocasiones, para comprobar si un niño ve bien, le tapan un ojo y le piden que diga las letras o figuras puestas en una pared a cierta distancia y luego lo mismo con el otro ojo tapado.

Si es capaz de ver hasta lo más pequeñito ( agudeza visual unidad o 100%), entonces se descarta un problema visual.

Pero es que esta prueba, donde se valora la agudeza visual de lejos, no es suficiente para saber si un niño ve bien.

Para tener una buena visión necesitamos tener una serie de habilidades que nos ayuden a entender qué es lo que vemos. Nos referimos a habilidades como:

  • Movimientos oculares: seguir un objeto en movimiento, poder mover los ojos de un punto a otro o mantener la mirada fija en un punto son habilidades fundamentales en los deportes, la lectura y escritura, la atención…
  • Enfoque o acomodación: ser capaz de mirar a diferentes distancias o mantener el enfoque cerca durante el tiempo necesario. Habilidades fundamentales a la hora de copiar de una pizarra o mantener la atención.
  • Agudeza visual: ver nítido y poder discriminar objetos a diferentes distancias
  • Coordinación ojo – mano: fundamental para escribir de forma eficaz, conducir, incluso para realizar cualquier deporte.
  • Coordinación de los ojos: referida a la capacidad de sincronizar los movimientos de los dos ojos, para que el cerebro las interprete como una sola imagen.
  • Visión espacial: nos da información sobre nuestro entorno, sobre dónde están situados los objetos respecto a nosotros.
  • Percepción visual: hace referencia a la interpretación o discriminación de los estímulos externos visuales, siendo la capacidad de interpretar la información y el entorno.
  • Memoria visual: afecta, entre otras, al recuerdo de formas, objetos, caras… permite recibir, almacenar y recuperar imágenes que hemos captado.

Todas estas y otras habilidades, son fundamentales para tener una buena visión, una visión que nos permita interpretar de forma correcta lo que vemos y el entorno que nos rodea.

Muchos de los fracasos escolares están relacionados con problemas visuales, que no siempre derivan de visión borrosa, si no de problemas en el procesamiento visual.

Los niños con dificultades visuales es probable que tengan dificultades a la hora de realizar sus tareas diarias; escribir, leer, dibujar, incluso coordinarse a la hora de hacer deporte, lo que supone un bajo rendimiento escolar. En estos casos es imprescindible valorar por parte de un optometrista infantil, si el origen de unos malos resultados académicos pueden deberse a problemas visuales.

La mejor manera es acudir a un optometrista infantil y hacer una evaluación, pero estos son algunos de los síntomas:

    • En ocasiones desvía el ojo
    • Se queja de dolores de cabeza
    • Dice que ve borrosa la pizarra
    • Lee muy despacio y sigue la lectura con el dedo
    • Se ayuda de la vocalización al leer
    • No comprende lo que ha leído o no puede explicarlo
    • Le duele la cabeza, o le pican los ojos
    • Cuando lee o escribe ve borrosos o doble
    • Cierra un ojo o lo tapa a veces
    • Escribe con la cara pegada al papel
    • Inclina la cabeza cuando estudia o ve la televisión
    • Al leer mueve la cabeza en lugar de los ojos
    • Escribe renglones torcidos y con letra irregular
    • Se pierde cuando tiene que copiar algún texto
    • Le cuesta trabajo mantener la atención
    • Le cuesta llegar al nivel que piden en su clase

Para detectar y controlar problemas visuales en niños se recomienda acudir a un profesional de la optometría pediátrica visión infantil lo antes posible.

En cuanto a optometría infantil, en Ópticas Barbarela contamos con optometristas especialmente cualificadas para valorar la visión de niños y niñas. Con gabinetes adaptados e instrumentos específicos.

Nuestro objetivo es  asegurarnos que su visión es  adecuada y que no interfiere en su día a día ni en su aprendizaje.

Para ello evaluamos distintos parámetros:

  • Agudeza visual: para saber qué tamaño de letras puede distinguir cuando mira de lejos y de cerca.
  • Refracción: para descartar que tenga miopía, hipermetropía o astigmatismo.
  • Posición y movimientos de los ojos: para descartar que haya una desviación, visión doble o si los movimientos de los ojos son adecuados para poder leer o hacer deportes de balón por ejemplo.
  • Acomodación: para saber si puede enfocar y relajar la acomodación de forma adecuada. Lo hacen todo el tiempo cuando copian de la pizarra!
  • Estereopsis o vision en 3D: muy importante para movernos en el espacio y calcular bien las distancias.
  • Salud ocular: valoramos el estado de las distintas partes del ojo.
Icono
Equipo especializado en niños
Icono
Tests visuales para niños
Icono
Centro infantil de terapia visual
Óptica Barbarela

Preguntas frecuentes sobre optometría infantil

Cuanto antes mejor. Desde las primeras semanas de vida se pueden hacer valoraciones de la salud visual para descartar determinadas anomalías.    Pero por dar unos datos mas exactos, recomendaría a los 6 meses, 3 años y 6 años.

Por supuesto que sí, la mayoría de los niños con defectos refractivos no presentan síntomas reconocibles por mamás y papás. 

En realidad casi a cualquier edad, hay otros factores a tener en cuenta además de la edad, como puede ser la cantidad y el tipo de defecto refractivo o la actividad diaria.

Por supuesto que si. Cómo profesionales en optometría pediátrica en Málaga, utilizamos métodos objetivos de evaluación para saber si tiene o no defecto refractivo. Las pruebas que realizamos están adecuadas para la edad cognitiva del paciente.

Depende del niño y de las circunstancias de cada uno. Cuando a un niño se le acaba de detectar un defecto refractivo y hay que corregirlo, se suele acudir al optometrista infantil para hacer revisión a los 2, 3 o 6 meses. Otras veces es directamente al año. Esto no significa que cambiemos las lentes de las gafas a los 2 meses, estas revisiones antes del año suelen ser para ver la evolución de la visión.

Optometría General
Optometría General en Málaga

Optometría General en Málaga

En nuestra óptica optometrista realizamos exámenes visuales para detectar y corregir defectos refractivos como la miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.…
Adaptación de progresivos
Lentes progresivas

Lentes progresivas

Con la edad se desarrolla presbicia, también conocida como vista cansada, que provoca problemas para enfocar de cerca. El ojo…
Lentes de contacto
Lentes de contacto

Lentes de contacto

El departamento de contactología se encarga de la adaptación de lentes de contacto de manera personalizada y es que las lentes…
Gafas graduadas y de sol
Monturas, lentes y gafas de sol

Monturas, lentes y gafas de sol

Las gafas son un elemento estético muy importante, es una de las primeras cosas en la que nos fijamos al…
Control de miopía
Control de miopía

Control de miopía

La miopía es un error refractivo que hace que la longitud axial del ojo sea mayor de lo normal.  Mientras…

Contacto

Contacta con nosotros

    Si lo prefieres, puedes visitarnos en una de nuestras ópticas, ubicadas en zonas privilegiadas por todo el distrito de Málaga Centro