Blog

Problemas de visión a causa de una lesión cerebral traumática

Problemas de visión a causa de una lesión cerebral traumática

La visión es mucho más que ver, es la capacidad de interpretar el entorno por medio de los ojos y su posterior interpretación en el cerebro. Este, juega un papel fundamental en el proceso de percepción visual y es en todos los casos, el encargado de recibir e interpretar la información que recogen nuestros ojos. ¿Qué ocurre entonces si sufrimos una lesión cerebral traumática?

Puede ser un simple golpe o un accidente grave, provocar o no molestias, pero incluso en los casos más leves los síntomas pueden aparecer. Dependiendo de la gravedad, una lesión cerebral traumática puede afectar a nuestra visión y percepción con síntomas como visión borrosa, especialmente de cerca, visión doble o una reducción de la visión periférica. En casos más graves, puede haber incluso una perdida completa de la visión.

En cualquiera de estas circunstancias, una evaluación optométrica es la mejor opción para descubrir qué procesos y habilidades visuales han quedado deterioradas y conseguir la terapia necesaria para su recuperación.

Consecuencias comunes en la visión tras una lesión cerebral traumática

La lesión puede irradiar solo en la cabeza o también en los ojos, pero en nuestro día a día, encontraremos acciones como las siguientes:

  • Irritabilidad dentro de espacios que supongan muchos patrones o movimientos debido a una sobrecarga visual que el cerebro es incapaz de procesar a gran velocidad.
  • Fotofobia o molestias a la luz intensa
  • Con frecuencia, una lesión provoca mala visión cercana, podemos notarlo a la hora de leer o coger objetos, puede ser momentáneo o todo el tiempo.
  • Las molestias o dolor en uno o varios ojos también son frecuentes, pueden lagrimear más de lo normal.
  • Problemas de equilibrio, vértigos o mareos debido a problemas con los movimientos oculares.
  • Es posible, que afecte también a la capacidad de asimilar y comprender la información visual, lo que provoque problemas para mover los ojos juntos, dificultad en la exploración visual y en el enfoque a distintas distancias.
  • El equilibrio y nuestra habilidad de movimiento también puede verse afectada, ya que la percepción de profundidad es un proceso cerebral. Esto provocará torpeza a la hora de caminar, inclinarse hacia delante o hacia los lados y sentir como si el suelo está inclinado.

Como vemos, una lesión cerebral traumática puede influir a nivel visual en muchos aspectos y dependiendo de cuál sea el problema, la terapia visual ayudará a que la calidad visual mejore.

Categorías: Optometría