Visión y vista, parecidos pero no iguales - Óptica Barbarela