Blog

Corrección del ojo vago o ambliopía, más allá del parche

Corrección del ojo vago o ambliopía, más allá del parche

La ambliopía u ojo vago es un problema visual en el cual la agudeza visual de uno de los dos ojos no alcanza el 100%.

Según la  Asociación Optométrica Americana, el menos un 2% de la población sufre este problema, lo que en España supondría un total de casi 47 millones de habitantes, siendo la principal causa de pérdida de visión monocular entre los menores de 40 años.

¿Por qué se produce la ambliopía?

La ambliopía se produce por una falta de estimulación visual que provoca un mal funcionamiento en el proceso de la visión, un problema que se produce en el cerebro y no en el ojo como puede parecer a priori.

A efectos prácticos, una persona/ niño con ambliopía tiene problemas en el envío e interpretación de imágenes en el cerebro provocando errores en el procesado de información visual, en los movimientos oculares, en la habilidad para enfocar, entre otras habilidades visuales básicas.

Cómo tratar la ambliopía, el parche como elemento de oclusión ¿una buena opción?

Durante muchos años ha existido el parche como el único tratamiento para mejorar la ambliopía siendo uno de los más anticuados y agresivos que se pueden utilizar.

Con el fin de reforzar el uso del ojo débil, el parche ha sido utilizado como tratamiento durante más de 300 años y en principio parece tener lógica la idea de mantener activo el ojo más débil y ayudarle a desarrollarse. El problema radica en la singularidad y en la falsa creencia de que mantener inactivo el ojo bueno puede ayudar al otro. No podemos olvidar nunca que el proceso visual es mucho más complejo y que los ojos actúan juntos y nunca por separado.

Además, el uso continuado del parche lleva consigo muchas desventajas en el correcto desarrollo intelectual y emocional de un niño, reduciendo el rendimiento e incluso su autoestima. Cuando un niño se enfrenta a su día a día con un parche deja de lado mucha información esencial, pudiendo desarrollar problemas como visión doble, falta de seguridad, desarrollo de binocularidad o empeorar la apariencia estética de los ojos. 

Hoy en día contamos con técnicas más avanzadas que sirven de refuerzo al método tradicional del parche para tratar la ambliopía, teniendo en cuenta todo el proceso visual que implica ambos ojos y al cerebro, haciéndoles trabajar juntos y coordinados a través de la terapia visual.

En terapia visual incluimos el entrenamiento de ambos ojos a través de ejercicios que mejoren la agudeza visual del ojo vago, así como la relación y coordinación de ambos de forma que suponga un tratamiento integral. Con el tiempo y el esfuerzo adecuado se produce una mejora efectiva y que además perdura. La posibilidad de recuperar una ambliopía a cualquier edad, a través de terapia es bastante alta.  

En nuestro Centro de Terapia Visual Entrambasaguas, estudiamos al detalle cada caso para que dependiendo del problema y su origen podamos adaptar los tratamientos necesarios y conseguir establecer de nuevo las conexiones neurológicas de la visión. No dudes en pasarte y pedir tu cita, te esperamos en Calle Trinidad Grund, en el Soho.

 

Referencias; «Estrabismo y ojo vago. Mitos, leyendas y verdades» Pilar Vergara

Categorías: Optometría Infantil